Seleccionados CONART 18



A todos los artistas que han presentado su postulación en la convocatoria del CONART 18: agradecemos en primer lugar su participación en la misma. Muchísimas gracias.
Los seleccionados son los siguientes:

NACIONALES:

Florencia Cadailhon Seleme

River Obed

Paola Lambertin

David Alegre Nina

Modesto Insolente

Jaime Achocalla Quisbert


INTERNACIONALES:

Gustavo Solar

Pedro Fuentealba Campos

Juan Esteban Alvarado

Simon DeMadera

Daniel Bustamante

Convocatoria CONART 18



Sobre el CONART

El Proyecto mARTadero convoca a artistas nacionales e internacionales a postularse para formar para del CONART 2018.
El CONART (Contemporary Art) de Cochabamba, Bolivia, es un encuentro de gran importancia para el panorama artístico contemporáneo de Bolivia, y para la sociedad en la que se produce, realizando aportes significativos para el devenir de los lenguajes más actuales y sus conexiones .

El primer conart, I CONART 2002, realizado en ese año en la Casona Santiváñez, palacete patrimonial del Casco Histórico, Cochabamba sería la primera ciudad del país en proponer una convocatoria específicamente para el arte contemporáneo. Este “centro escéptico” que representa la ciudad –por su ubicación geográfica pero también ideológica propia del carácter valluno- era ideal para inducir desde acá una renovación conceptual que detonase los ansiados y necesarios procesos de transformación artística que ciertos empezaban a proponer.
Para ello, el aporte fundamental fue la primera curaduría realizada desde y para el arte contemporáneo, realizada por Angélika Heckl (de Austria/Bolivia). Fue un evento exitoso y necesario, para ir conectando a Bolivia y facilitar procesos pendientes. Un producto derivado de este primer concurso fue la articulación de creadores, que llevaría a realizar, dos años después, el segundo conart.

El II CONART 2004, partiría de un enfoque diferente, relacionado con la descentralización, con la reflexión sobre el rol del arte en un país en desarrollo como Bolivia. Así, se decidió realizarlo en un espacio periférico, en un inmueble de alto valor como era el exmatadero modelo de la ciudad, sumido en el abandono, para así realizar pertinentes reflexiones y analogías sobre la capacidad resignificadora del arte contemporáneo y la fuerza detonadora de la creatividad. La curaduría fue realizada por Angélika Heckl (de Austria/Bolivia) y Harm Lux (de Holanda/Alemania).

29 obras fueron seleccionadas de entre 69 propuestas. Nueve países participarían de la convocatoria, suponiendo un enorme éxito para la ciudad de Cochabamba, posicionándola dentro de un escenario global, pues el panorama empezaba efectivamente a cambiar. Cochabamba sería, durante ese 2004, el centro del arte contemporáneo en Bolivia, con miles de visitantes. Y el mejor producto derivado sería que el antiguo matadero municipal, reconvertido en mARTadero y conseguido en concesión por 30 años, proyecto que va teniendo un papel fundamental en la proyección de una visión diferente de arte y gestión cultural, siendo reconocido por la OEA, MTV, Alcaldía, etc. como un espacio clave en cuanto a interrelación de cultura y desarrollo.

Durante varios años no se realizó el CONART como tal. Ello fue debido sobre todo a la retirada de Angélika Heckl de la gestión cultural, al cambio de gobierno municipal y lineamientos de políticas culturales (era la Alcaldía la patrocinadora principal), y a la concentración de esfuerzos en la recuperación progresiva del deteriorado inmueble del matadero. Se realizaron sin embargo los denominados CONART PROCESS, eventos enfocados a seguir cualificando el panorama artístico contemporáneo de Cochabamba y Bolivia, habiéndose realizado talleres internacionales de performance (con Pascale Grau (SU), Carlos Zerpa (VE)), de instalaciones, de curaduría especializada, etc…
En el último conart process, realizado en 2010, se realizaron talleres y clínicas enfocados al arte urbano, para detonar en este caso procesos de resignificación y cualificación de la ciudad, y del espacio público que la conforma. Así, el producto derivado a partir de dicho conart process sería la BAU (Bienal de Arte Urbano), que en sus dos convocatorias ha llevado ya a que Cochabamba sea el centro y la referencia de los circuitos para artistas callejeros en su paso por Bolivia, y a que el barrio sea ya prácticamente un museo a cielo abierto.

La tercera edición del CONART vuelve a realizarse recién en el 2014 y apuesta para una modalidad inovadora de estímulo a la creación a través de la interpretación del territorio por parte de los artistas seleccionados y pone como desafío un soporte predefinido, una libreta Moleskine, para el desarrollo de las propuestas artísticas, en la lógica del formato AtWork, en convenio con la Fundación Lettera 27, Italia.
La idea “TERRITORIOS ABIERTOS” consistió en potenciar diferentes puntos de vista, otras miradas, una forma de abordar Bolivia y en consolidar el CONART como un espacio de confluencia que ampliara el imaginario, creando un espacio simbólico de encuentros y desencuentros. A través de los cuadernos, los artistas pudieron interactuar con los elementos que les circundaban, ver que influencia ejercen estos en ellos, descubrir como entendemos al otro y a lo que nos rodea y de que manera los mismos artistas se insertan en cada contexto. El III CONART dió a conocer los territorios de Bolivia a través de la mirada de los artistas participantes, una mirada externa y una mirada interna, mostrar la diversidad boliviana a través de una perspectiva creativa.
El proyecto logró la valorización de la cultura local y el acercamiento a distintas temáticas y conceptos íntimos a través de una modalidad de desplazamiento según ejes temáticos combinados con distintos territorios elegidos por los mismos participantes. Los artistas involucrados tuvieron la oportunidad de viajar, por diez días, en diferentes zonas del territorio boliviano, estadía durante la cual desarrollaran sus obras en base a recorridos temáticos y geográficos propuestos por los curadores del evento. Los temas giraban entorno a 7 ejes principales:

IDENTIDAD//DESARRAIGO//DESPLAZAMIENTO//CONTEXTO//MIRADAS//ENCUENTROS// SENTIDOS.
La exposición del III CONART, además de la ciudad de Cochabamba, se presentó en Valparaiso, Chile, y en Milán, Italia.
El resultado de este proceso se puede consultar en la página www.conart.martadero.org.

CONART //18 [CON]finados

Palabras claves: confinamiento, convivencia, concentración, conocimiento, conciencia, contexto, conceptualización, construcción, consecuencia

Convengamos en que una idea es un asunto a celebrar; fruto de los relacionamientos de los que sólo nuestra especie es capaz y que contribuyen notablemente a su supervivencia.

Convengamos que una de las vías para idear consiste en rodear aquello que se nos escapa y que insistimos obsesivamente en aprehender, aunque apenas alcancemos a vislumbrar o abordarlo parcialmente.

Y convengamos, también, en que una propuesta artística es el desplazamiento de aquella idea al campo de lo estético, realizándolo, y ya no necesariamente la idea misma.

Este ejercicio – que objeta el supuesto de la inspiración- y que requiere poner en práctica una serie de mecanismos -teniendo claro que siquiera éstos acreditan el resultado final de la obra- es lo que persigue poner en juego CONART 2018.

Complejizar el ya complejo proceso creativo, ofreciendo un escenario en el que cada participante disponga de tiempo, espacio y materialidad limitada al momento de ir en busca de su idea y de las variantes para desarrollarla, con tal de dejarse interpelar por la contemplación y la creación in situ y en contexto.

Lo anterior, por una parte, con el propósito de experimentar el opuesto de la versión CONART 2014, que tuvo como tema central el territorio abierto y la propuesta del viaje como circulación a través de los diversos departamentos que conforman el país. Y por otra, con el interés de indagar en la contención y en las posibles dinámicas a generarse en condiciones restrictivas y aparentemente poco favorables para la creación.

Esto último – que bien podría interpretarse como una alegoría al contexto nacional, en tanto ámbito artístico- persigue, más bien, ofrecer una lectura de los beneficios del retiro en pro de la concentración, la reflexión y de una mayor conciencia activa. En este caso, mediante una convivencia que, compartida en ósmosis con otros creadores, se reconozca como agente contaminante a la hora de referirnos a métodos y criterios. Y, además, desde la sugerente certeza de cómo la reducción de herramientas y recursos puede y debe traducirse en una prueba de oficio y destreza.

De lo que hablamos, entonces, es del carácter lúdico del desafío: un proyecto -el mARTadero como lugar y proceso- surcado de sugerencias; un cambio de época -el interregno histórico en que vivimos- preñado de retos y necesidades; y un intervalo temporal – el del encierro creativo- que ayude a una búsqueda desde ese ir acotado tras la idea y disminuido en lo instrumental, haciendo luego de ella una pieza admirable en su singularidad. El CONART//18 busca una apuesta por el íntimo diálogo con la realidad misma y sus limitaciones, siempre fértil en metáforas y analogías entre lo micro y lo macro.

BASES

OBJETIVO

El objetivo del CONART en su cuarta edición es estimular la producción artística contemporánea, la experimentación y contaminación de propuestas, favoreciendo la participación de artistas nacionales e internacionales.

COMO
Los artistas seleccionados desarrollarán una propuesta artística durante un periodo de 7 días, utilizando distintos lenguajes de expresión y técnicas creativas en los espacios del proyecto mARTadero.

1. De los participantes

Podrán participar todas y todos los artistas nacionales y extranjeros, mayores de edad que se presenten a esta convocatoria.

2. De la forma de presentación
Los artistas interesados deben presentarse enviando al mail artesvisuales@martadero.org con asunto “Postulación CONART 2018” en el que se incluirá:
– Breve biografía – Curriculum vitae – Portfolio con imágenes de por lo menos 5 trabajos previos – Carta motivacional

3. De los Plazos
La presente convocatoria queda abierta desde su lanzamiento, hasta el 8 de abril de 2018 día en que cierra a las 23:59 hrs.
Los nombres de los artistas seleccionados se darán a conocer el 12 de abril en las redes sociales como en el sitio web del mARTadero. Igualmente se contactará a los seleccionados vía correo electrónico.
Las actividades que deriven de la convocatoria se realizarán a partir del 16 de junio hasta el día 23 de junio del año en curso.

4.
Selección y jurado
Toda la información correspondiente a la selección de los artistas será enviada al email del postulante.
Los miembros del jurado, cuyos nombres se darán a conocer posteriormente al fallo, seleccionarán los artistas tomando en cuenta obra, curriculum vitae, la calidad de las propuestas, su adhesión al eje temático, y a los principios del Proyecto mARTadero. Su fallo será inapelable.

Beneficios:
Los artistas seleccionados gozarán de los siguientes beneficios:
RESIDENCIA ARTISTICA de 7 días en los espacios de proyecto mARTadero (incluye comida y alojamiento).
● Los artistas internacionales recibirán un aporte correspondiente a 1.400 Bs para gastos de traslado.
● Los artistas nacionales recibirán un aporte correspondiente a 500 Bs para gastos de traslado.
● Participación en la exposición que es resultado del CONART 2018 y en la exposición virtual de las páginas web de proyecto mARTadero.
● Inclusión en una memoria anual a difundirse por todas las redes de mARTadero para la promoción de los artistas.

Condiciones:
· El evento se desarrolla alrededor de la condición de encierro, convivencia, contemplación y recursos limitados de los participantes, que tendrán que trabajar individualmente, pero también tendrán que coordinar para realizar y dejar instaladas sus obras de manera armónica hasta la fecha que se vuelva a abrir al público el espacio para la inauguración el evento (sabado 23 de junio).
· Los artistas pueden entrar al espacio con solamente 3 herramientas de su elección, a señalarse antes del inicio del evento.
· Los artistas no podrán salir o tener contacto con personas externas.
· Los artistas encontrarán materiales a disposición en el espacio (telas, proyectores, luces.. etc.)
· Los artistas tendrán como hito reflexionar sobre el espacio y la historia del lugar y contexto donde está realizando sus intervenciones
  • Los 10 artistas tendrán el desafío de intervenir las diferentes salas de mARTadero y espacios:
1) SALA DE CHANCHOS
2) PLAYA GRANDE
3) TROZADERO
4) CAFE LA MOSQUITA
5) SALAS VISCERALES (4)
6) TALLER CREATIVIDAD INFANTIL
7) SALA NEGRA
8) CORDEROS
9) PATIO
10) PASILLOS
11) RESIDENCIAS

AVISO: El registro digital de las obras tendrá derechos liberados (bajo el concepto de creative common).

5. Contactos
Para cualquier aclaración o duda se recomienda el uso del correo electrónico, escribiendo a la siguiente dirección: artesvisuales@martadero.org
Páginas web de referencia: www.martadero.org conart.martadero.org

Nota.- El envío de los documentos solicitados implica la completa aceptación de las bases. Cualquier aspecto no estipulado en la presente convocatoria se resolverá entre las partes.

RESULTADOS 2014



ITINERARIO

ARTISTA ENFOQUE   TEMATICA DESTINO
Bastian Brauning (chi) Identidad Religiosidad y mito Minas
Annabel Castro (mex) Identidad Generando diversidad Santa Cruz
Marcelo Copa (bo) Contexto Muerte y vida Madidi
Gustavo Costamagna (arg) Sentidos Muerte y vida Regiones andinas
Chio Delgadillo (bo) Desplazamiento Muerte y vida Tihuanacu
Alejandra Delgado Uría (bo) Desplazamiento Naturaleza y ciudad La Paz
Brian Diaz (bo) Contexto Patrimonio Misiones Jesuitas Chiquitanía
Pedro Fuentealba (chi) Contexto Lujo y precariedad La Paz
Knorke Leaf (bo) /
Jules Tusseau (fra)
Sentidos Escribiendo y leyendo Toro Toro
Francisco Martinez Segovia (chi) Contexto Naturaleza y ciudad Santa Cruz
Georgina Montoya (col) Contexto Construyendo espacio vital Villa Coronilla (Cochabamba)
Naira Sandoval (bo) Identidad Intercambios y mercados Toro Toro
Julio Soria (pe) Alteridad Religiosidad y mito Copacabana
Nicole Sotelo (chi) Identidad Trabajos informales Tarabuco
Carla Spinoza (bo) Identidad Creyendo en Bolivia: religiosidad y mito La Paz
Andres Testagrossa (arg) Identidad Diversidad Mururata
Glenda Zapata (bo) Contexto Muerte y vida Potosí

En esta versión del CONART se contó con la participación de los siguientes ARTISTAS INVITADOS:

ITINERARIO

ARTISTA ENFOQUE   TEMATICA DESTINO
Angelika Heckl (aus) Desplazamiento Mirando al mar Tupuraya
Eduardo Torres (chi) Encuentro Muerte y vida Cementerio Valle Cochabamba
Narda Alvarado (bo) Identidad Patrimonio de la humanidad Potosí
Boris Obregón (chi) Identidad Embrujo en Bolivia Canchas y mercados Santa Cruz
Marco Tóxico (bo) Desplazamiento Bolivia desde la distancia Andes lejanos

 

 VIDEO DOCUMENTAL #CONART2014

Marco Tóxico



Biografía: Artista Gráfico Boliviano, fanático de las historietas, estudio diseño gráfico en la UST y Artes Plásticas con especialización en Grabado en la UMSA. Sus trabajos abarcan la pintura digital, la ilustración, diseño gráfico y principalmente la historieta.

 

Enfoque: Desplazamiento.

Temática: Bolivia desde la distancia.

Destino: Andes Lejanos.

 

MOLESKINE Marco Tóxico

 

DESCARGA

Moleskine de Marco Tóxico en PDF (3.1 MB)

 

PRENSA



CONART 2014 en la PRENSA

19 octubre Conart 2014: 10 destinos, 22 miradas y mucho arte La Ramona – Opinión
19 octubre Conart 2014: Moleskine y los Territorios Abiertos Lectura & Artes – Los Tiempos
23 octubre Cuatro bandas de música inauguran Conart 2014 Los Tiempos – Tragaluz
23 octubre Inauguración CONART 2014 Now Events
24 octubre Conart 2014 reúne a 22 artistas para plasmar sus viajes por Bolivia Opinión – Cultura
24 octubre En Cochabamba inicia el Conart 2014 con exposición de 22 muestras ANF- Cultura
24 octubre Conart 2014 reúne a 22 artistas para plasmar sus viajes por Bolivia Arte, Pintura, Cultura (Blog)
24 octubre En Cochabamba inicia el Conart 2014 con exposición de 22 muestras Notibol
26 octubre Contemporary Art 2014 Territorios abiertos Los Tiempos – Lecturas y Arte

San Francisco de Javier, improvisado y único



Viernes, 03 de octubre

00:05 Abrí los ojos con violencia, queriendo saber dónde estaba, la flota estaba detenida. Asumí que todavía llegamos a Concepción ya que muy poca gente bajó, el vehículo empezó a avanzar, pasaron tres cuadras y divisé vagamente una construcción parecida a las iglesias que visitaba. Estaba en Concepción y la flota se dirigía a su terminal.

Cuatro cuadras, cinco cuadras, seis. . .trece cuadras, dieciocho y nada, la flota no se detenía y la carretera se hacía cada vez más oscura. Veinticuatro y el camino dejó de mostrar casas, ya no estaba en el pueblo, salí rápidamente de mi asiento, corrí por el pasillo para tocar la puerta que separaba el chofer de nosotros los pasajeros, golpeé, nadie abría, la flota no paraba. Cuando por fin abrieron les pregunté si ya habíamos pasado Concepción, escuche leves risas. Contestaron que no sólo pasamos Concepción, sino que estábamos en camino a Santa Cruz, el pueblo en el que paramos era San Javier. Concepción era mi penúltimo destino, San Javier el último, les dije que pararan, que no había problema, El motorizado tomó su tiempo para detenerse, estaba a kilómetros de San Javier, bajaron mi maleta, me la dieron, y se fueron.

Estaba en la nada, una carretera, puntitos brillosos arriba, y un único foco que me facilitaba la visibilidad, señora luna.

No tenía de otra que caminar, y tener la esperanza de que me den un “aventón” hasta mi destino imprevisto. Nadie lo hizo, el pulgar en ocasiones se resignaba y ni siquiera ayudaba a mi brazo a levantarse.

Hora y media de caminata con una pesada mochila, un morral, y mi maleta, que si no hubiera sido por sus ruedas, no llegaba ni a la mitad de todo el trayecto.
Sed, sueño, cansancio, frustración, y formaciones de ampollas en los pies, quitaban la esencia de mi concepto de “viaje excitante” hasta ese momento.
Luego pensé, medite mientras daba cada doloroso paso esa tenue oscuridad y recordé que cada acontecimiento, por fútil y errado que parezca, pasa a formar parte de mi “aventura”. Así que dejé que una sonrisa se dibujara en mi rostro, di gracias a Dios y continué la ruta.
Pareció como si todo se hubiera alivianado, el dolor disminuyó, se veían casas y un letrero: “Bienvenido a San Javier”, pasaron quince minutos y estaba en la avenida que distaba a diez cuadras de la plaza principal y su iglesia, me sentía un excombatiente arribando a su pueblo.

Llegué a la plazuela y empecé a contemplar el lugar. La plazuela, así como en Santa Ana, se conectaba directamente con la iglesia, con la diferencia que el piso era empedrado, dándole un toque más colonial que barroco. Busqué el alojamiento más cercano, vi uno, al frente de la misma iglesia, su nombre: “Posada El Tiluchi”. No sé por qué, pero tenía que alojarme ahí, sentía un calor similar al de Santa Ana.
Cinco minutos tocando la puerta y nadie abría, no desistiría, ese lugar era mi lugar, creí haber visto otro alojamiento en la esquina, pero no quería estar en otro lugar que en ese.
Abrieron, era un señor de edad avanzada, de camiseta blanca, pantalón corto, regordete y ojos algo hinchados, lo desperté, vi mi celular, eran las 01:34.
Empezó a explicarme con tranquilidad y sin molestia dónde podría hospedarme, me mostró el baño, y me dejó una frase: “Ujte hospedesé nomaj, mañana solucionamos el pago, todo, aquí no pasó nada”. Me dejó y se fue a dormir.

Yo no tenía sueño, tomé mi tiempo, descargué lo necesario de la maleta y me fui a duchar, dejé de lado la calor, mi cuerpo se había acostumbrado a la temperatura de esos lugares.
Salí del baño y fui a seleccionar imágenes de las fotos que saqué, y me puse a descansar.

08:30 Debía comenzar a dibujar, el clima se sentía fresco gracias a las escasas nubes que hacían un buen trabajo, fui a desayunar cuñapés y comencé.

Es preferente estar acompañado con alguien que conoce el lugar a la hora de buscar buenos cuñapés, estos me tocaron bien duros, ricos, pero duros.

Es preferente estar acompañado con alguien que conoce el lugar a la hora de buscar buenos cuñapés, estos me tocaron bien duros, ricos, pero duros.

San Francisco de Javier

San Francisco de Javier

 

Destino no planificado, pero único

Destino no planificado, pero único

 

La calle más transitada que vi en ese pueblo, quedaba a una cuadra de la plazuela.

La calle más transitada que vi en ese pueblo, quedaba a una cuadra de la plazuela.

Unos ancianos se encontraban a metros, observando sentados, viendo con dirección a mí, y yo parado trazando y trazando en mi moleskine. Llegó el mediodía más rápido de lo esperado, pero también tenía un buen avance, no almorcé, no me apetecía nada. Fui a la posada donde me alojé para retirar mi maleta y aprovechar de comprar recuerdos, ya que ese lugar contaba con una tienda de recuerdos.
Conocí a la esposa del dueño que me hospedó: Doña Ester, tierna mujer de unos sesenta y pico que me atendió como si de la nobleza se tratase, Así mismo Don Humberto, el propietario, señor humilde y alegre que me explicaba sobre la cantidad de gente que pasaba por su posada.

La posada en que habité también contaba con una pequeña tienda de artesanías, compré algunos pequeños recuerdos de ese lugar

La posada en que habité también contaba con una pequeña tienda de artesanías, compré algunos pequeños recuerdos de ese lugar

La fachada interior del lugar contaba con varios adornos, entre esos, estos ángeles besucones.

La fachada interior del lugar contaba con varios adornos, entre esos, estos ángeles besucones.

Este ángel chiquitano fue el que más me gustó, por la simetría , por el tamaño y por el fino acabado en madera que tenía.

Este ángel chiquitano fue el que más me gustó, por la simetría , por el tamaño y por el fino acabado en madera que tenía.

No desaproveché, y le di el toque "selfie" a esta publicación

No desaproveché, y le di el toque “selfie” a esta publicación

Me encanta la parte "Y que Dios nos bendiga"

Me encanta la parte “Y que Dios nos bendiga”

Entre charlas, risas, y atenciones demasiado amables, llegué a conocer a sus mascotas: dos pericos, uno de ellos, llamado Coqui, de plumaje colorido, azul turquesa en la cabeza, con manchas oscuras detrás de los ojos, estómago amarillo, verde en la parte de atrás, y toques rojizos por todas partes. Se acercó como si me conociera de toda la vida, Don Humberto lo sostuvo sobre su dedo, y el ave inclinó la cabeza, un ademán para que lo acariciaran, jamás había visto un gesto tan tierno por parte de un loro que para mí era una especie huraña y escurridiza.
Ofrecí mi dedo, y éste accedió fácilmente, en ese instante ofreció su cabeza para sobarlo con mi dedo, me encariñé de ese perico.

Coqui, el loro de Don Humberto y Doña Ester

Coqui, el loro de Don Humberto y Doña Ester

Don Humberto, dueño del perico más manso que he conocido

Don Humberto, dueño del perico más manso que he conocido

Y cómo no aprovechar para sacarme una foto con ave más bella

Y cómo no aprovechar para sacarme una foto con ave más bella

Doña Ester me explicaba las maneras de adentrarme al templo, ya que toda la mañana, esa iglesia mantuvo las puertas cerradas, le agradecí calurosamente y continué mi trabajo.

Debía ingresar por el extremo derecho, dando la vuelta a la iglesia, de esa manera ubicaría la puerta compuesta de rejas metálicas, tuve la bendición de que esta esté abierta, no vi a nadie y me adentré al lugar.
Un pasillo me conectaba a otro, y caminé así como cuatro, todos adornados con ese estilo característico jesuita. Llegué a uno pasillo donde vi gente charlando, tres en total, entre ellos, un señor de tez originalmente blanca, pero rojiza por los efectos del sol en esa zona, constitución gruesa, alto, de cabello claro, acudí a él suponiendo que se trataba del cura de la Iglesia: “Dibuja lo que quieras”, me contestó cuando le expliqué y le mostré el material que tenía. -¿Cómo se llama? Indagué. –Edgar el gordo, contestó con un acento notoriamente extranjero. Y me aventuré al templo que quedaba a metros de ese pasillo.

El interior de esta iglesia también tenía una pulcritud admirable.

El interior de esta iglesia también tenía una pulcritud admirable.

 

El interior de la iglesia contaba con lindos espacios como ese pequeño hornito techado en medio de pasto.

El interior de la iglesia contaba con lindos espacios como ese pequeño hornito techado en medio de pasto.

Esta iglesia era la única que contaba con un pequeño cuarto en la parte trasera, llamada bautisterio, en el que se encontraban dos pequeñas puertas. una al frente de otra.

Esta iglesia era la única que contaba con un pequeño cuarto en la parte trasera, llamada bautisterio, en el que se encontraban dos pequeñas puertas. una al frente de otra.

El interior de la iglesia de San Francisco de Javier

El interior de la iglesia de San Francisco de Javier

El retablo con sus pinturas en alto relieve

El retablo con sus pinturas en alto relieve

Me había ido de maravilla, terminé los dibujos y era relativamente temprano, 17:00, mi flota para Concepción partía a las 18:30 y llegaría a las 19:40, casi 20. A mi consideración fue algo costoso despedirme de doña Ester y don Humberto que me habían tratado tan bien, y que incluso guardaron mis maletas, pero preferí no dar más vueltas, bendecirlos y decir adiós.

Por primera vez pude ver cuñapés  en preparación, no pude evitarlo y me compré un par

Por primera vez pude ver cuñapés en preparación, no pude evitarlo y me compré un par

Me despedía de San Javier, extrañaré esta tierra

Me despedía de San Javier, extrañaré esta tierra

Última vista del lugar, con la flota que me llevaría a Concepción.

Última vista del lugar, con la flota que me llevaría a Concepción.

Ya en la flota, me senté a lado una mujer de pollera, una chola, ella en la ventana, y yo a su izquierda. –Buenas tardes, ¿para dónde va usted, va hasta Concepción? le pregunté –Sí, hasta ahí estoy yendo — me contestó.
Eso me aliviaba, ya que, en caso de dormirme, si ella bajaba, debía despertarme, pedir permiso y salir, de esa manera me despertaría y saldría junto con ella, no habrían más accidentes.

También el sueño pudo más en esta ocasión, pero era un sueño alerta, como que un ojo cerrado y el otro entre abierto, como un ninja. Pasó una hora y sentí que la flota se detuvo, estábamos cerca. Pasaron quince minutos y estábamos en Concepción, mi último destino.

Al bajar, y al desempacar, me di cuenta que este pueblo estaba más iluminado que los anteriores que pude visitar por la noche, me dispuse a preguntar que para dónde quedaba la plaza principal, un joven me señalo que era doblando en “S”, después de caminar recta esa calle por dos cuadras, en definitiva, necesita el GPS de mi celular, era complicado entender las explicaciones cuando no te acostumbras a ellas, mi celular estaba muerto una vez más.

Mi naturaleza impidió recurrir a más personas para consultar, afortunadamente vi un alojamiento al frente mío después de mi extenuante caminata “La Pascana”, me aproximé y pregunté si tenía cuartos, la señora, ya madura, de piel clara, cabello corto, gesto indiferente y palabras bien audibles, me mostró el cuarto al que podía acceder, el precio era demasiado comparado a los demás, pero ya no podía reponer ni buscar, un bicho de rutina me había picado, y accedí sin más que decir.
Tenía todas las dependencias, excepto televisor, tampoco me hacía falta, tenía harto material por seleccionar, así que me puse manos a la obra con música y el zumbido grave que lanzaba el ventilador. Eran las 23:00 cuándo me fijé el celular, una hamburguesa, una limonada y una duchada, fueron las últimas acciones de esa noche previo a mi descanso.