Viajar es muy útil. Hace trabajar la imaginación. El resto son sólo decepciones y fatigas. El viaje es totalmente imaginario. De ahíviene su fuerza. Va de la vida a la muerte. Hombres, animales, ciudades, y cosas, todo es inventado. Es una novela, una simple historia ficticia. Lo dice Littré, que nunca se equivoca. Y además todos pueden hacer lo mismo. Basta con cerrar los ojos. Está al otro lado de la vida.



Publicado en .